fbpx -
home México, Reportajes, Seguridad Durante 2020, al menos 524 policías fueron asesinados, superando los asesinados de 2019 y 2018

Durante 2020, al menos 524 policías fueron asesinados, superando los asesinados de 2019 y 2018

Ciudad de México– De acuerdo con un estudio de la organización Causa Común, 2020 ha sido el año más violento para los policías, con al menos, 524 policías asesinados en el país, cifra que supera el total de registros ocurridos en todo 2019, con 446, y 2018, con 452.

Los estados con el mayor número de policías asesinados durante este año son Guanajuato, con 84 registros; Estado de México y Veracruz, con 39; Guerrero, con 37; y Chihuahua, con 35. Destaca el caso de Guanajuato, ya que desde 2018 se ubica en primer lugar en asesinato de policías.

Las entidades con el menor número de casos son Baja California Sur, con dos registros; Tlaxcala, Nayarit, Aguascalientes, y Yucatán, con un policía asesinado en cada uno; mientras que Campeche no reportó ningún policía asesinado.

En cuanto a los asesinatos por ámbitos de gobierno, destacan los cometidos contra policías municipales. En 2020, se tiene el registro de al menos 280 asesinatos, cifra superior a la de 2019 y 2018, cuando se contabilizaron 235 y 223 asesinatos, respectivamente. En cuanto a policías estatales abatidos, el conteo señala que en 2020 fueron asesinados al menos 216, contra 188 de 2019, y 198 de 2018. Sobre los homicidios contra policías federales (que incluyen a elementos de la Guardia Nacional), se tiene el registro de 27 en 2020; mientras que en 2019, se registraron 23, y en 2018, 31 casos.

Como en el caso de cualquier asesinato en nuestro país, matar a un policía es fácil, muy rara vez conlleva una investigación concluyente, y menos aún, consecuencias judiciales. En México, matan en promedio a 1.42 policías cada día. Aun así, la mayoría de los policías se esfuerzan por servir y proteger a la ciudadanía.

Durante el último año, los policías también estuvieron al frente de la pandemia por COVID-19, muchos de ellos sin el equipo ni las medidas de atención sanitaria indispensables para llevar a cabo su labor. Con base en notas de medios de comunicación nacionales o locales, que a su vez recogen información oficial de estados y municipios, Causa en Común registró que del 22 de marzo al 31 de diciembre, al menos 4,828 policías resultaron contagiados en todo el país. El número de registros de policías contagiados por ámbitos de gobierno es: Policía Federal y Guardia Nacional, con 2,070; policía estatal, con 1,741; y policía municipal, con 1,017.

Los estados con registro de mayor número de policías estatales y municipales contagiados fueron Nuevo León, con 564 casos; Campeche, con 360; Jalisco, con 319; Puebla, con 272; y Ciudad de México, con 257. Sobresalen los nueve estados que, de acuerdo a los registros periodísticos que retoman información oficial, manifiestan tener menos de diez contagios en sus corporaciones; estos son: Durango, con tres; Tamaulipas, con dos; y Chiapas, Colima y Tabasco con ningún reporte.

Al menos 702 policías murieron por COVID-19 durante 2020. El número de policías fallecidos en cada ámbito de gobierno es: Policía Federal y Guardia Nacional, con 96 casos; policía estatal, con 370; y policía municipal, con 236.

Los estados con mayor número de policías fallecidos fueron el Estado de México, con 120 casos; Tabasco, con 98; Ciudad de México, con 89; Baja California, con 45, y Jalisco, con 26. En contraparte, sobresalen los 20 estados que, de acuerdo con los registros periodísticos, manifiestan tener diez o menos fallecimientos en sus corporaciones locales; estos son: Morelos, Zacatecas, Sonora, Michoacán y Chiapas, con siete; Chihuahua, Coahuila, Hidalgo y Guanajuato, con seis; Tamaulipas, Nuevo León y Querétaro, con cuatro; Colima, con tres; Durango, con dos; Baja California Sur, con uno; y Aguascalientes y Nayarit con ningún fallecimiento reportado. Estos números bajos no indican que dichas entidades estén mejor, sino que las autoridades no dan información.

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, afirmó que “es gravísimo que desde el gobierno federal, y también por parte de varios gobiernos locales, se mantenga el abandono de las corporaciones policiales de los estados y los municipios; en ellas trabajan decenas de miles de mexicanas y mexicanos en condiciones muy adversas, muchas veces sin acceso a sus derechos laborales, incluidas las prestaciones en materia de seguridad social. Urge rescatar a nuestras policías invirtiendo en mejores sueldos y prestaciones, en capacitación adecuada, en mejores equipos e infraestructura. Estamos en deuda con ellos.”

Para Ricardo Realivazquez, Director General Operativo de la Comisión Estatal de Seguridad Pública en Ciudad Juárez, Chihuahua, la militarización no es el camino para el país. También lamentó las carencias que viven las corporaciones como “falta de equipamiento, pobre capacitación, sin acceso a créditos, ni apoyo psicológico, así como la carencia de seguros de pensiones a policías caídos”.

 Andrea Félix, representante de las Asociación de Policías caídos en Sinaloa, indicó que en esa entidad se tiene el registro de 850 viudas de policías municipales y estatales, la mayoría asesinados en cumplimiento de su deber: “Vivimos en penitencia, el gobierno se niega a otorgar pensiones, un 60% de viudas no cuentan con una pensión y nuestro objetivo es que no haya ninguna viuda sin pensión”-

Por su parte, Alfonsina Ávila, periodista del diario Zona Franca, lamentó el nivel de asesinatos de policías en Guanajuato en 2020, siendo Celaya el principal foco rojo con 23 oficiales caídos, e indicó que la violencia contra los guardianes del orden ha motivado que, en dicha entidad, entre 2019 y 2020, se tenga el registro de nueve protestas en corporaciones municipales como Acámbaro, San Miguel de Allende, Yuriria, San José Itrubide, Santiago Maravatio, Silao, Pénjamo, Celaya y Apaseo el Alto, donde los uniformados exigen mejores salarios, pólizas de seguro, equipamiento e instalaciones.

Los policías en México están mal pagados, mal capacitados, mal equipados; trabajan en condiciones de peligro extremo y con jornadas extenuantes; están desprotegidos por el Estado y abandonados por la sociedad.

Fuente: Causa Común