fbpx -
home Columnistas, Destacadas Donald Trump, asesino – La Opinión de Héctor Marín Rebollo

Donald Trump, asesino – La Opinión de Héctor Marín Rebollo

Terrorista es el término preferido por el imperialismo yanqui para calificar a todos sus adversarios en la actualidad.

Pero la realidad, que es muy necia y corrige los discursos, nos dice que el terrorista número uno del mundo es Donald Trump quien el pasado 3 de enero ordenó personalmente el asesinato del general Qasem Soleimani Jefe de las fuerzas Quds de Guardianes de la Revolución Iraní cuyo papel es proteger y resguardar el carácter revolucionario de la revolución de Irán y que, para matarlo con bombas manejadas desde drones, Trump escogió a Bagdad capital de Irak, como el lugar para asesinarlo, no en Irán, sino en Irak, lo que significa una violación flagrante de la soberanía de esta nación.

Es correcta la percepción de que ha habido una escalada ya prolongada entre Estados Unidos e Irán, misma que se agudizó el 31 de diciembre pasado cuando se registraron ataques de personas contra la embajada de Estados Unidos en Bagdad en represalia por los bombardeos yanquis contra bases chiitas en el sur de Irak que mataron a más de 25 personas. En seguida Trump ordenó personalmente el asesinato el general Soleimani y de otros dirigentes. Lo que le interesa al Presidente estadounidense es justificarse ante sus electores porque sabe que el proceso del impeachment o defenestración lo está cer cando y puede dejarlo fuera de la carrera para un segundo período presidencial.

Sin embargo al recurrir a semejante crimen escogiendo a un gran símbolo de la política iraní, a un alto representante de la política de ese país, Trump no ha meditado las consecuencias, pues todos sabemos que la cualidad de reflexionar no se da en el poco inteligente cerebro de ese magnate.

La acción irresponsable y criminal de Donald Trump agudiza las tensiones en la región, no colabora con la distención y rompe con el diálogo que estaba en proceso.  Con un cinismo que debe dar vergüenza al pueblo mismo de Estados Unidos Trump declara que “nosotros queremos la paz” al tiempo que asesina a un personaje de la talla de Soleimani.

La respuesta de Irán, contra lo que han opinado otros que quieren calentar aún más las tensiones como los sionistas de Israel, no será una confrontación abierta. Los dirigentes de Irán no son tontos. Y conste que poseen bombas atómicas. Pero es obvio que Estados Unidos, su ejército, sus bases militares e incluso sus connacionales, sufrirán las consecuencias de la torpeza de su presidente asesino.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso