-
home Columnistas, Destacadas Dios ha cegado al alto clero para que se destruya a sí mismo – La Opinión del Padre José Luis Segura

Dios ha cegado al alto clero para que se destruya a sí mismo – La Opinión del Padre José Luis Segura

Considerando que Europa se ha descristianizado y que ya casi no quedan creyentes allá, y que los fundamentalistas islámicos tarde o temprano poblarán aquellas regiones, y recordando a Splenger, Heidegger, Husserl y otros, que hablaron sobre el ocaso de occidente (Europa), ¿Si Dios ha muerto para los europeos; acaso Dios ya los habrá abandonado y estarán condenados a ser tratados como los judíos en tiempos de Cristo, y un día El Vaticano sea destruido, y la basílica de San Pedro convertida en mezquita?

¿Y aquí en América, la pederastia será un castigo de Dios del que las iglesias no se podrán librar y sea la destrucción de los falsos cristianos, de aquellos pastores y reyes de fe vacía y estéril?



Ya Benedicto XVI  advertía, que la cristiandad será reducida a pequeños grupos, el rebañito del Señor Jesús, que rechaza la corrupción del alto clero católico, que vive en la riqueza, el poder, la pompa y la liturgia formalista y sin fe.

El alto clero católico, de vestiduras elegantes y caras, de mansiones principescas, de vehículos que sólo usan los muy ricos y los delincuentes de alto rango y que se creen por encima de los mandamientos de Dios, de la Iglesia y de la ley Natural.

El alto clero que se la pasa en banquetes, reuniones, paseos, y connubios con los ricos, los poderosos, los políticos y toda laya de corruptos ladrones de los pobres.

Los miembros del alto que mucho se la pasan elucubrando documentos que mueren antes de nacer, porque los multiplican como como si fueran células de un cáncer agresivo y letal, además de perder el tiempo en reuniones de todo tipo, especialmente de programación y de celebración de lo que aún no se ha realizado.

A veces pienso que la voluntad de Dios es ésa, la de que Dios mismo ha cegado a propósito a los guías falsos, para que no puedan escapar al castigo que se les avecina, y así sigan destruyendo al pueblo de Dios, y acumulen más maldades para el día del juicio. Además que la mayoría de los creyentes está muy a gusto con su forma de conducir a las iglesias.

“OJALÁ QUE MI PUEBLO RETORNASE A LAS FUENTES DE AGUA VIVA, EN LUGAR DE QUERER SACIAR SU SED EN TINAJAS VACÍAS Y CISTERNAS ROTAS”.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso