fbpx -
home Destacadas Desastrosa situación económica de los Cendis deja a niños sin clases y profesores sin pago

Desastrosa situación económica de los Cendis deja a niños sin clases y profesores sin pago

Morelia, Michoacán. – Los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi), se han quedado sin recursos financieros, lo que ha provocado que los niños que asisten a esas organizaciones educativas, se queden sin clases y que el salario de los profesores se siga atrasando, siendo ya más de un año de retraso de la nómina.

El proyecto es encabezado por el Partido del Trabajo y está integrado por 23 Instituciones, ubicados en zonas urbano populares en varios municipios de Michoacán como lo son Uruapan, Jacona, Morelia, Zacapu, Lázaro Cárdenas, Zamora, Los Reyes, La Piedad, Apatzingán, entre otros.

Los Cendi en Michoacán, tomaron forma en el 2010, en base al modelo con el mismo nombre, pero en del Frente Popular Tierra y Libertad del estado de Nuevo León, con la filosofía de “ofrecer y mantener un servicio educativo de excelencia y calidad, enfocado a la mejora continua de todos sus procesos y sistemas, apegados a la normatividad y lineamientos de la Secretaria de Educación del Estado de Michoacán”.

Falta de recursos y cierres temporales

Pese al intento del Partido del Trabajo de crear instituciones que beneficien a la niñez michoacana proporcionando educación, los Cendis se han visto envueltos en una profunda escases de recursos económicos desde el 2015, que impiden su funcionamiento total, e incluso algunos han tenido que cerrar sus puertas, afectando también directamente a los profesores que atienen ahí a hijos de mujeres solteras, trabajadoras o de escasos recursos.

La carencia de apoyos económicos por parte del gobierno estatal a mediados del 2017, llevó a la imposibilidad del pago de la renta de los inmuebles y los alimentos que se les proporcionan a los menores, lo que concluyó en que varios de los Centros quedaran inactivos, e incluso, el desalojo de las instalaciones.

Según un medio de comunicación local, el año pasado María Luisa Lozano Pérez, secretaria de Conflictos de Educación Inicial de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), detalló que las situaciones más graves se presentaron en los municipios de Puruándiro, Paracho y La Huacana.

En octubre del año pasado, la diputada de la LXXIV Legislatura, Brenda Fraga Gutiérrez, quién se desempeño como supervisora estatal de los Cendi, acusó al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo de desinterés y desconocimiento de los Centros, ante un adeudo del Poder Ejecutivo por alrededor de un millón 800 mil pesos.

 “El gobernador no sólo ha agachado la cabeza, sino que no le ha importado el problema de los CENDIS, es más, yo creo que ni siquiera conoce del tema”.

Para el 2018 la situación no fue diferente; al recabar información de diversos medios se supo que a finales de noviembre siete de los Centros de Desarrollo Infantil carecían de fondos para la alimentación de los menores y gastos de operación; en Uruapan uno de los Cendi tuvo que suspender sus funciones, afectando directamente a 150 niños.

Si bien algunas de estas instituciones educativas se han podido mantener a flote por el apoyo de los padres de familia, muchos no cuentan con la misma suerte.

Situación actual

Ahora y en el marco del inicio de clases, nuevamente algunas instituciones educativas dentro del proyecto del PT, no arrancaron clases por la falta de recursos para su operatividad y la falta de pago a sus maestros, tal es el caso del Cendi “Zapichu Tzipeni” en Zacapu que dio a conocer la situación a través de un comunicado.

Al respecto, el dirigente estatal del PT, Reginaldo Saldoval Flores confirmó que, como el caso de Zacapu, 11 Cedis en Morelia no comenzaron clases el pasado 26 de agosto como lo marca el calendario de la Secretaría de Educación Pública.

“En este gobierno a pesar del compromiso del presidente de que se regularizaba, no ha avanzado ese procedimiento, a pesar de que se dio un recurso para este año, aún no logra aterrizar por el tema de las normatividades”.

A nivel nacional las escuelas que gestionan las organizaciones afines al Partido del Trabajo, como los Centros de Atención y Desarrollo Infantil (CADI) y Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) ya no recibieron recursos, pues el gobierno federal ya no entrega dinero a intermediarios.

La situación afecta directamente a 2 mil 600 niños, a decir de Sandoval Flores.

Atrasos exagerados en pagos a profesores

La inestabilidad económica de los Centros de Desarrollo evidentemente afecta a los profesores que ahí laboran, llegando en algunos casos a no ver su salario durante 14 meses, provocando mucha desesperación.

Por lo anterior, en días pasados maestros de Los Reyes salieron a protestar y exigir el pago inmediato de sus salarios pendientes, que acumulan ya una fuerte cantidad de dinero.

En febrero de este año, un medio de comunicación michoacano, dio a conocer que decenas de ex profesores y personal de los Cendis y preparatorias técnicas populares, que conforman el proyecto educativo, hicieron llegar un documento al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador para solicitar su apoyo y resuelva la problemática. Se sabe que cada ciclo escolar pasa lo mismo, a pesar de que el gobierno federal etiquetó 300 millones de pesos en el 2018.

“De acuerdo a una nota periodística, publicada por el diario ContraReplica, se explica que los recursos de los Cendis que opera el PT, sumaron 200 millones de pesos más de los que ejerció en 2018, al pasar de 300 a 500 millones, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019”.

En total, 890 maestros se encargan de los 23 Centros en Michoacán, los docentes continúan esperando que los encargados de este proyecto les paguen lo que por ley les corresponde.