fbpx -
home Columnistas, Destacadas DELINCUENCIA, Y CONTAMINACIÓN – La Opinión de Jose Rigoberto Cerna Tapia

DELINCUENCIA, Y CONTAMINACIÓN – La Opinión de Jose Rigoberto Cerna Tapia

José Rigoberto Cerna Tapia

Fotografía/web

Algunas encuestas, señalan que, los dos problemas señalados, son algunos de los mas

frecuentes en nuestra capital michoacana.

Según un censo hecho por el gobierno, el 24.2% de la población admite que existe

desconfianza en las autoridades mientras que el 23.5% opinó que el declarar en el

ministerio público es una pérdida de tiempo. Me parece un censo ambiguo porque,

maneja un porcentaje muy incierto en el sentido que, no hay claridad en cuanto a la

población a la que le fue aplicado el mismo, además de que no menciona específicamente,

si se aplicó a mujeres, hombres, jóvenes y, tampoco hace referencia a que cantidad de

personas se le aplico dicho censo, como dice el dicho, la burra no era arisca, así la

hicieron. Quizás no ponen datos más específicos, porque no les agrado que, las personas

encuestadas dijeran que no les tienen confianza a las autoridades, esto agranda más mi

duda al respeto del porcentaje que señalan las autoridades, aclaro, si el porcentaje

señalado fuese una cantidad mayor, imaginemos el descontento entre las autoridades que

, más allá de cumplir su deber como debe de ser, se dedican a extorsionar al ciudadano

trabajador, entonces de donde proviene la delincuencia y quien o quienes la propician.

Quiero pensar que, por eso la respuesta del 23.5% de personas que opinaron que,

declarar en el ministerio público es una pérdida de tiempo, opino lo mismo, porque que

objeto tiene que el ciudadano se queje ante las autoridades, si son ellos mismos que, no

solamente propician la delincuencia, sino que además la solapan y, lo que puede ser peor

que, aquel que se atreva a denunciar algún abuso por parte de alguna autoridad sufra las

consecuencias, no solo el sino también la familia. Quisiera estar equivocado al respecto

del comentario realizado, pero, los hechos que a diario se viven son más que elocuentes,

espero y deseo que, aquellas autoridades que realicen este tipo de abusos reprochables

obviamente sean en una mínima cantidad respecto del total de las corporaciones

encargadas de brindar “protección” a los ciudadanos en general y, no solamente se

dediquen a cuidar al patrón, menciono esto porque no se debe generalizar al respecto de

hacer comentarios sin los fundamentos necesarios. Estoy completamente seguro que los

buenos somos más, hago un llamado a todo aquel funcionario que este al mando de las

diferentes corporaciones policiacas que, si ya tienen conocimiento de aquellos servidores

públicos que abusando de su uniforme se dedican a robar al pueblo, que tomen cartas en

el asunto porque, al respecto de seguir solapando al personal que solamente se dedica a

saquear a cuanto ciudadano se les antoje, desde mi punto de vista, están jugando con

fuego, porque cuando el pueblo se canse de solapar a estos seudoservidores públicos,

este hará justicia por su propia mano, ojalá y no se tenga que llegar a estas instancias.

Respecto del segundo problema, la famosa contaminación, que al parecer va en aumento,

solamente, se hace referencia, a la cantidad de basura que se produce en Morelia, es de

1600 toneladas diariamente, de las cuales solo 1050 del total de toneladas mencionadas

son recicladas o recolectadas.

Para atacar esta problemática, el gobierno ha implementado e impulsado varios

programas de reciclaje, esperemos que sean los suficientes, pero sobre todo que estos

programas sirvan de motivación, para todo aquel ciudadano consciente en disminuir la

contaminación, que es tiempo de que se realicen algunas actividades que tengan relación

 

con la disminución de la producción de basura, por otro lado, también debemos de seguir

apoyando al planeta, al respecto de cuáles serían las actividades a realizar por parte de la

ciudadanía puesto que, de no reducirse la contaminación, la población en general estará

expuesta a sufrir las consecuencias, de hecho, hace algunos años que ya se están sufriendo

las consecuencias que implica el no cuidar a nuestro planeta, hagamos lo que nos

corresponde y más si es posible en beneficio de la conservación en buen estado de

nuestro hermoso y sufrido planeta.

Desafortunadamente, cuando se habla de contaminación, es necesario decir que, la

contaminación no necesariamente es el tirar basura en la vía pública, por parte de aquel

ciudadano inconsciente, la contaminación también se da instituciones, sean estas dé;

salud, políticas, educativas, así como en tiendas departamentales, por mencionar algunos

ejemplos, aclaro, la contaminación en los ejemplos señalados consiste en; dado la

cantidad de agua que cada una de ellas utiliza, que cantidad de esta sale del lugar y, se

encamina hacia otros lugares, pero, a su paso, va contaminando por tanto químico que se

utiliza, pero como es común en nuestro México, todo tiene solución, aunque no sea la de

mayor beneficio para la ciudadanía, que es la que menos les interesa a los dueños de estos

negocios, lo que a ellos les interesa es la ganancia que se obtiene por concepto de la venta

de sus mercancías, mientras las autoridades no hagan más que recibir el famoso moche,

para que no se sancione a las instituciones o tiendas que contaminan día con día, pero

claro, vendita corrupción bien venida, entonces quien o quienes propician la

contaminación y, como es ya costumbre, el pueblo es el que paga o pagaba todo tipo de

consecuencias, bueno, me parece que este pueblo, decidido acabar en la medida de lo

posible con todo tipo de abusos.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso.