-
home Columnistas, Destacadas ¿De la raza? ¿De la hispanidad? – La Opinión de Héctor Marín Rebollo

¿De la raza? ¿De la hispanidad? – La Opinión de Héctor Marín Rebollo

El 12 de octubre pasado se cumplieron 527 años que Cristóbal Colón sin saberlo, en su hipotético viaje a la India se tropezó con un continente al que, debido a los mapas de Américo Vespucio, llamaron América. Colón creyó que estaba en India.

Los españoles enaltecieron la fecha en que el marinero Juan Rodríguez Bermejo (Rodrigo de Triana) vio por primera vez para los europeos, la costa de la isla de  Guanahaní. A esa fecha (12 de octubre) en México se le empezó a denominar el Día de la Raza y en España Día de la Hispanidad; en Argentina “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”; en Chile y Perú “Día del Encuentro de dos mundos” y en Cuba no se celebra nada, porque los españoles no vinieron a hacer ninguna gracia a nuestros pueblos originarios.

Como consecuencia de la llegada de Colón a América (que no fue el primero, puesto  que algunos vikingos habían estado en Groenlandia, Canadá y Estados Unidos, y además no la descubrió, sino para el eurocentrismo), se desató la sed de oro de los aventureros europeos y junto con ello la ambición por el oro acompañada de crímenes, tanto que llegaron a crear la idea, muy difundida entre castellanos, que “los indios no son hombres, sino bestias” y que “no eran de razón”; todo con el fin de justificar la brutal explotación tratándolos peor que a animales.

La consecuencia de la llegada de Colón a nuestras tierras “fue violencia y despojo, fuego y sangre, aventura asombrosa; pero además de audaz, empresa cruel que hundió a los mexicanos en la esclavitud, les arrebató sus tesoros, demolió sus templos, prohibió sus creencias e invalidó sus tradiciones”, como escribió el Maestro Lombardo en 1947 y lo repite ahora en su más reciente libro Enrique Semo Calev.

La aventura del esclavista Cristóbal Colón trajo como consecuencias negativas la destrucción de las estructuras propias de los pueblos originarios de todo el Continente; provocó la destrucción casi total de las culturas originarias, la quema de sus códices, la imposición de una religión ajena y llena de fanatismo igual o peor que las nativas, y de una lengua ajena que, si bien es ahora la nuestra, se impuso por la violencia destruyendo decenas de lenguas nativas. Les quitaron la tierra a los pueblos originarios y hubo ultrajes, vejaciones e injurias. Hubo violaciones, abusos e infinidad de asesinatos que relata el padre Fray Bartolomé las Casas.

Del choque de las dos culturas surgió sí, el mestizaje en todos los órdenes… pero nada tenemos que festejarle a Colón.

Profesor de educación primaria, Licenciado y Maestro en Pedagogía, diplomado en la Escuela Karl Liebknetch de Potsdam, Alemania. Realizó estudios de Derecho en la UNAM. Estudió la Maestría en la Universidad Hispano-Mexicana.