fbpx -
home Columnistas, Destacadas De la confianza en los científicos a las decisiones económicas locales – La Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

De la confianza en los científicos a las decisiones económicas locales – La Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

A poco más de 34 días en el país y 41 días en Michoacán del resguardo en casa recomendado por las autoridades sanitarias en el marco del Covid19, la población se ha mantenido atenta a los avisos de las autoridades que le permitan retomar la normalidad; si bien es cierto que, el anunció será una decisión gubernamental, también ha quedado claro que la propuesta surgirá de un grupo de científicos que diariamente analizan la evolución de la pandemia con datos diversos y ópticas plurales.

La confianza en los científicos que “administran” la crisis del Covid19

Llegar a este punto no ha sido fácil, y no necesariamente me refiero a la adaptación del tiempo y actividades profesionales, familiares y personales; si no al hecho, de depositar nuestra confianza del retorno a la cotidianidad de todos y todas, cuando así lo defina el grupo de las personas con la formación suficiente y expertiz en la materia.

Tarea por cierto nada sencilla, ya que las dudas y diferentes perspectivas se han hecho presentes en las ruedas de prensa de las autoridades federales, en pláticas formales e informales de los ciudadanos, así como en las redes sociales; sin embargo, la información constante y debidamente sustentada ha permitido aclarar las dudas y dar respuestas a las numerosas preguntas. Y no podría ser distinto, hemos avanzado socialmente debido a la importancia que se ha otorgado a la ciencia en muchos aspectos de nuestra vida, así como al acceso constante a información precisa y oportuna.

El posicionamiento social y gubernamental de los científicos de la salud ha llamado poderosamente la atención de otras áreas del conocimiento, particularmente a la economía, más aún cuando los efectos económicos del Covid19 son por demás evidentes; de hecho, se lee en muchos medios y publicaciones “la crisis sanitaria y económica del 2020”.

Pensar y llevar a la realidad a un grupo de científicos en el ámbito económico, que todos los días den seguimiento a los diversos datos productivos del país de manera pormenorizada, generen escenarios económicos, revisen con cuidado cada una las regiones de la nación y propongan acciones públicas, privadas y sociales que permitan superar la contingencia económica que se está viviendo y se avecina; en la que, el conocimiento y preparación económica se superpongan a las decisiones de índole política, no es nada descabellado y más aún si la perspectiva se amplía al ámbito estatal.

Las decisiones económicas estatales

La suma de esfuerzos sociales, empresariales y gubernamentales que permita la recuperación económica debe surgir desde el ámbito local, en el que la rectoría de los mismos se soporte en análisis serios y rigurosos y sean implementados por los Gobiernos locales. A manera de expectativa, me permito realizar algunas consideraciones generales del impacto del Covid19 a la economía de Michoacana para el 2020, mismas que puedan servir de insumo y deriven en mayores aportaciones que estudiosos de la economía de nuestro Estado realicen al respecto o que al menos, los tomadores de decisiones puedan considerar.

La economía mexicana tendrá una contracción en el año 2020. En días recientes, organismos financieros, empresariales y las propias autoridades financieras federales han señalado que esperan para este año una contracción económica en el país; las estimaciones van, desde el -3.0% para las más conservadoras hasta el -10% de variación del Producto Interno Bruto (PIB) para las menos conservadoras. No se debe olvidar, que una disminución en la creación de riqueza deriva en la disminución de ingresos, pérdida de puestos de trabajo y mayor pobreza.

Michoacán no será excepción, ya que la contracción del PIB también alcanzara a nuestro Estado, las estimaciones realizadas por quien escribe, con datos agregados, colocan a Michoacán con un decrecimiento económico entre -2.0% y -5.0% en su Producto Interno Bruto. En derrumbe de la economía estatal se verá reflejado en el sector agrícola, industrial, así como el de comercio y servicios; sin embargo, serán las actividades industriales las que presentarán mayor deterioro.

Queda bastante claro, que los principales factores que explican la contracción económica en el Estado serán la disminución de la demanda local e internacional de los diversos productos y servicios debido al resguardo de las personas recomendado por las autoridades sanitarias en el marco del Covid19; y por el mismo motivo, la baja en la elaboración y oferta de productos y servicios de diversa índole. Sin embargo, es necesario realizar un par de consideraciones adicionales para el Estado de Michoacán.

Primeramente, los flujos de recursos provenientes del vecino país del norte mediante el trabajo realizado por los Michoacanos estiman una disminución de hasta el 40% con relación al año previo, arrojando una derrama de poco más de 2,000 millones de dólares (aproximadamente $50,000 millones de pesos), cifra inferior a los casi 3,500 millones de dólares que fueron recibidos en 2019 y que colocaron a Michoacán como el primer Estado receptor de remesas en la historia desde que se tiene registro. Se debe tener presente, que los flujos de remesas permiten cubrir las necesidades más básicas de muchas familias en Michoacán y en muchos casos, tales recursos inyectan liquidez a algunos pequeños negocios familiares.

Así también, existe poco “margen de maniobra” por parte del Gobierno del Estado para impulsar acciones de apalancamiento al crecimiento económico de la Entidad, es fundamental tener presente, que la inercia de gasto del gobierno estatal ha generado complicaciones en las finanzas estatales; de hecho, desde finales de 2019, el Ejecutivo Estatal manifestó la necesidad de requerir recursos adicionales a través de la contratación de un empréstito público que le permitiera realizar obras, que además de necesarias, fueran un impulso al crecimiento de la actividad económica estatal.

En suma y de manera general, la disminución esperada de la actividad económica de Michoacán para el año 2020 se podría explicar por el resguardo domiciliario de los ciudadanos (y la baja oferta y demanda que ello genera), la contracción en el envío de remesas al Estado y sus efectos en el consumo e inversión local; así como, el poco margen financiero con el que cuenta el Gobierno Estatal para generar obras y acciones que se sumen a la reactivación de la economía michoacana.

Te puede interesar: La suficiencia financiera de las acciones gubernamentales para enfrentar al Covid-19- La Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Derivado de lo anterior y en la realidad de que faltan más de seis meses para que termine el año, es necesario comenzar a sumar todos los esfuerzos que permitan reactivar el mercado interno, tanto en la elaboración de productos y prestación de servicios locales, así como en la preferencia de compra que tengamos sobre los mismos, por encima de otras opciones.

De igual forma, discutir los mecanismos públicos y privados que incentiven a las familias migrantes utilizar las remesas que sean recibidas en días próximos; generar los incentivos que hagan, que el destino de dichos flujos sea el impulsar los negocios familiares y crear nuevos.

Así también, corresponde al Gobierno Estatal potencializar los recursos públicos con los que cuenta para reactivar la economía local, situación que pasa por al menos dos opciones: 1) Realizar una revisión profunda del gasto del Gobierno Estatal que le permita generar los ahorros para atender todas las acciones necesarias, y 2) Generar los programas públicos que se complementen con las políticas impulsadas por el Gobierno Federal. Si bien es cierto que los llamados del Ejecutivo Estatal han sido a la solicitud de recursos extraordinarios, también es una realidad que el Gobierno Federal tiene su propia política de gasto a la cual conviene adaptarse en la intención de impulsar acciones de beneficio colectivo.

Finalmente, desde esta óptica u otra, que pueda ser considerada por las autoridades y cuente con el debido sustento, se vislumbra un conjunto de acciones colectivas y de beneficio económico para todos, que al ser acompañadas por los sectores público, privado y social; en un símil de las acciones sanitarias, logren la suma de la mayoría de los Michoacanos, entendiendo que además de alcanzar un bienestar individual se propicia un beneficio colectivo.

*El autor es Economista, Maestro en Administración y actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Administrativas. Es autor de artículos científicos y ponente en eventos internacionales en temas relacionados con las finanzas públicas y economía aplicada. También, es Expresidente del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán de Ocampo A.C.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso