fbpx -
home Salud Buena alimentación, descanso y ejercicio fortalecen el sistema inmunológico

Buena alimentación, descanso y ejercicio fortalecen el sistema inmunológico

Ciudad de México.- La vida en el mundo se ha transformado en las últimas semanas. Se vive bajo nuevas reglas, más cuidados y con la conciencia de lo simbólico de un apretón de manos.

Además de las recomendaciones higiénicas y de distanciamiento físico, hay otras maneras de proteger nuestro cuerpo del COVID-19. Desde el frente personal y laboral, hay algunos hábitos que pueden ayudar a reforzar el sistema inmunológico, teniendo como resultado un organismo mejor preparado ante cualquier enfermedad.

“Aunque cada población en cada país tiene particularidades genéticas que la hacen responder de manera diferente a un padecimiento, sabemos que nuestro sistema inmunológico será el responsable en gran parte de la respuesta ante un agente invasor en el organismo”- comenta el Dr. Víctor Huggo Córdova, Secretario General del Consejo de Medicina Interna de México.

El especialista refiere que el cuerpo resiente cuando alguien duerme mal, tiene una alimentación deficiente, no realiza la actividad física mínima o tiene emociones y estrés desbordados. Por ejemplo, se sabe que en una cuarentena hay efectos colaterales: la población tiende a subir de 5 a 10 kilos de peso, aumenta el número de embarazos, así como la ansiedad y la depresión.

Alimentación

Es fundamental cuidar lo que se come: como regla general se recomienda consumir más proteínas (cacahuate, leche, pollo, avena, huevos),  bajar hidratos de carbono (refresco, harinas, papitas, pastas) y tomar gran cantidad de agua.

Te puede interesar: El entorno social influye de manera decisiva en las enfermedades gastrointestinales

Frijoles y chícharos son fuente de hierro y zinc, que refuerzan el sistema inmunológico, su contenido de vitamina B6 ayuda a generar glóbulos blancos contra las infecciones. Al consumir pescado se accede a una fuente de vitamina D, que ayuda contra bacterias y virus. Comer diariamente de dos a cuatro  frutas o verduras ricas en vitamina C también es recomendable. De igual forma, el estado de la microbiota intestinal será fundamental, misma que se puede fortalecer con el uso de suplementos con probióticos.

Ejercicio/Actividad física

La Organización Mundial de la Salud dice que 30 minutos diarios son suficientes, pero dependerá de la edad. Las alternativas son muchas: subir o bajar escaleras, seguir tutoriales de ejercicio (con su calentamiento previo) o simplemente caminar a buen ritmo. Es momento de retomar pasatiempos: jardinería, baile…el cuerpo y la mente deben estar ocupados en cosas productivas para olvidarse del temor, ya que éste también  inmunodeprime, teniendo como consecuencia baja en las defensas.

Descanso

Durante el sueño el cuerpo continúa trabajando: se reparan células, se eliminan toxinas, se refuerza nuestra memoria. Dormir poco o nada tiene consecuencias de largo plazo para la salud e impacto negativo en el bienestar psicológico. Su falta hace al cuerpo susceptible a enfermedades crónicas como diabetes y  obesidad. Aunque sea muy atractivo un maratón de series o pasar horas en el celular, es clave acostarse y levantarse a horas establecidas para habituar al cuerpo, enseñarlo a descansar bien. Un poco de relajación previa ayudará.