-
home Destacadas, Reportajes Bajo irregularidades, Omega Vázquez despide a sindicalizados del Colegio de Morelia

Bajo irregularidades, Omega Vázquez despide a sindicalizados del Colegio de Morelia

El pasado 17 de septiembre de éste año, fue anunciada a la ex priísta, ex candidata por Movimiento Ciudadano a la diputación local y ex cantante de banda, Omega Vázquez Reyes como la nueva directora del Colegio de Morelia.

La primera acción de Omega Vázquez, fue despedir a empleados agremiados al Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Morelia, de forma verbal, asegurando que se les haría llegar su liquidación, pero sin que firmaran ningún documento que acreditara su pago. Desde ese anuncio han pasado 31 días sin que los ex trabajadores reciban aún una notificación, sin que reciban su liquidación correspondiente y sin que haya certeza de que les vayan a pagar su última quincena.



Una grabación en manos de Monitor Expresso, confirmó que Omega Vázquez despidió a personal de la institución sin entregar una carta de despido, como lo marca el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo, además de que primero debió convocar a sesión al consejo directivo, para que éste aprobara los despidos.

“El anuncio es verbal, no hay escrito, sin embargo pueden pasar con el abogado para cualquier duda. Lo que me piden hacer es comunicarles que no se le puede dar continuidad al contrato de trabajadores de confianza y del sindicato”, se escucha decir a Omega Vázquez, mientras despedía a los trabajadores.

Días después los ex empleados asistieron a las instalaciones con el objetivo de recibir información sobre su liquidación. El acceso lo negó la propia Omega, quién los ignoró y les prohibió la entrada al recinto, además de que la dirigente recibió una agresión física por parte del personal de Omega. Cabe señalar que el Colegio de Morelia es un espacio público.

El conflicto con el SITCM

Monitor Expresso tuvo acercamiento con algunos trabajadores sindicalizado y con la dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Morelia (SITCM), Liliana Wendolyn Vilchéz Cedeño, quienes informaron que al tomar su nuevo puesto como directora, Omega Vázquez Reyes se encargó de desprestigiar al sindicato, llamándolo “patito” y amenazando con que lo iba a desintegrar porque según ella “no existía”.

Documentos confirmaron la consolidación del SITCM, que fue fundado en el 2016 y que la Junta de Conciliación y Arbitraje del Poder Ejecutivo de Michoacán acreditó como un sindicato certificado con el número de registro sindical 16/2016, por lo que el Sindicato Independiente es como lo marca la Junta Especial número 5, totalmente válido y no un #sindicato patito# como presuntamente lo calificó Vázquez Reyes.

Durante una entrevista colectiva, el presidente municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco negó que hubiera intención de disolver el SITCM, versión que contradice la de Omega Vázquez, quién presumió en redes sociales que el Ayuntamiento disolvió un sindicato “ilegal”, junto con un documento que expone la renuncia de un trabajador al Sindicato Independiente, documento que según la dirigente jamás llegó a sus manos y que no le fue notificado como Secretaria General.

Mientras que tanto el alcalde capitalino y la directora del Colegio de Morelia han acusado a la dirigente sindical, Liliana Vilchéz de haber sido jefa de Recursos Financieros, puesto que según los munícipes no podía ocupar y ser parte del sindicato al mismo tiempo, versión que la propia Liliana desmintió, “jamás he tenido un puesto administrativo”.

Otro punto sobre la postura de Omega Vázquez en contra del sindicato, es que ha mencionado que fue integrado por personal de confianza del Colegio, manifiesto que los trabajadores también desmintieron.

“El personal del SITCM no está ni ha estado integrado con puestos de confianza, y su relación laboral se establecía bajo un Contrato Colectivo de Trabajo por tiempo indeterminado, por lo que no era necesaria una supuesta renovación de contratos. El renovar o no los contratos del personal de confianza es una potestad de la propia Administración del Colegio”.

Renuncias al sindicato fueron obligadas o bajo amenazas

La directora trató de negociar con los trabajadores despedidos, ofreciéndoles un contrato de 3 o 6 meses para continuar laborando, siempre y cuando ellos renunciaran al Sindicato Independiente.

Según la dirigente, 14 de los 24 agremiados renunciaron, pero muchos de ellos lo hicieron contra su voluntad y bajo amenazas de que perderían su fuente de trabajo, pues en comunicación con sus compañeros, ellos tenían la intención de permanecer en el sindicato.

“Fueron llevados por personal de ella en camionetas del Colegio de Morelia para obligarlos a firmar la renuncia al sindicato ante la Junta de Conciliación y Arbitraje. ¿Quién va a querer cambiar una base por un contrato de meses?”.

Omega Vázquez presumió en redes sociales un documento donde un trabajador firma una carta de renuncia para así dejar de pertenecer al SITCM, para los empleados despedidos, esa es una muestra clara de que sus compañeros fueron llevados por gente de la directora a firmar la renuncia, ya que esos documentos son expedidos por la JLCA y entregados al ala sindical, no al patrón, además señalan que dentro del expediente sindical, las renuncias no tendrían efecto, pues el proceso de renuncia está incompleto.

Acercamiento con Raúl Morón

En entrevista con los sindicalizados, manifestaron que hubo un primer acercamiento con el edil de Morelia, Raúl Morón Orozco, quién ordenó la reinstalación a sus puestos. Vázquez Reyes contestó que las instrucciones eran las mismas y que no se iban a reinstalar a nadie.

En una búsqueda de respuestas, los agremiados se acercaron nuevamente con el alcalde pero la contestación fue negativa.

Desde entonces Raúl Morón ni Omega Vázquez han otorgado a los despedidos una audiencia, por lo que el SITCM han lanzado una convocatoria para una asamblea extraordinaria para el emplazamiento a huelga por las violaciones al contrato colectivo de trabajo y por la intromisión del parte patronal a los asuntos sindicales, pues por autonomía personal, los empleados tienen el derecho de decidir estar o no en un sindicato y no puede el patrón condicionar esa decisión, amenazando que perderán su empleo si continúan en las filas del sindicato.

Los empleados indican que sólo  buscan ser escuchados por las autoridades, que se respeten sus derechos laborales como el contrato colectivo de trabajo que los ampara como sindicalizados.