fbpx -
home Columnistas, Destacadas Apuntes sobre la Reforma Eléctrica – La Opinión de Miguel Pérez Pompa 

Apuntes sobre la Reforma Eléctrica – La Opinión de Miguel Pérez Pompa 

​Después de la Reforma Energética presentada por Enrique Peña Nieto, había poco que decir, las criticas ya estaban hechas, desde la poca consideración a las implicaciones ambientales, sociales y económicas, hasta la nula atención a la sociedad que urgía en ese momento la participación en un tema tan trascendental y que fue dejada de lado en ese entonces por la Suprema Corte. Ahora con la intención de arreglarle la plana, al menos a medias, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se plantea en su Reforma Eléctrica reparar algunos de los daños ya hechos.

​Para empezar, las implicaciones de una reforma energética, son y serán en lo que queda dentro de los próximos cincuenta o cien años muy importantes a considerar por cualquier gobierno que se autodeterminecomo el poseedor inalienable de los bienes naturales de su país. Dichas implicaciones no solamente se conforman con el quehacer legislativo, es decir, la razón o sin razón de promulgar o reformar leyes, ir tendiendo la estructura legal del cómo se verán los sectores estratégicos del país no solamente pasa por el ideario del legislativo ni la redacción de la norma suprema o de la reglamentación secundaria.

Te puede interesar: ¿Qué cárteles controlan Michoacán?

​Desde este momento, se debe plantear la correlación inseparable de los objetivos que deben delinear una estrategia energética, la visión de Andrés Manuel López Obrador no solamente pasa por la modificación de la regulación existente, sino la de presentar las características de sus metas sociales, económicas y ambientales. Si bien en todos los textos presentados en sexenios anteriores como justificaciones ante las reformas que fueron debatidas en su momento, muchas quedaban en la retórica al momento de revisar la correlación de los objetivos planteados en los cuales solamente se buscaba un crecimiento económico, privado de preferencia, al apuntalar dichos esfuerzos reformistas, es decir, la única mención de los objetivos sociales y ambientales servían para justificar dichos proyectos, aun cuando en la realidad se buscara únicamente el objetivo económico.

​Dicha correlación de sus objetivos obliga también al esfuerzo de resolver, mediante reformas, los problemas energéticos que aquejan y aquejaran en un futuro a la población, desde la falta de energía, principal problema actual en España, hasta la Ineficiencia Energética que se presentó en meses anteriores en Texas al no tener una diversificación energética que a pesar de estar liberalizada la oferta energética no ha cumplido su finalidad de asegurar el suministro en los dos ejemplos citados.

​Ahora, parece ser que los apuntes están hechos por parte del Gobierno de la Cuarta Transformación, si bien Andrés Manuel López Obrador se pudo haber abalanzado tratando de Reformar todo el entramado que dejaron por parte de los sexenios anteriores y tratar de corregir toda la plana y no solo una parte, la decisión que enfrenta a los cabilderos de la industria eléctrica es por el momento la correcta, aun con sus falencias se plantea resolver los problemas que solamente fueron parte de la retórica del pacto por México y causa del mal estado en la administración pública.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso