-
home Columnistas, Destacadas AMLO y su austeridad en el grito de Independencia – La Opinión de Issac Jimenez

AMLO y su austeridad en el grito de Independencia – La Opinión de Issac Jimenez

El presidente de México, Andrés Manuel López obrador, cambió a su estilo el Grito de Independencia, en su primer acto como jefe del ejecutivo se evitó a llenar el balcón del Palacio Nacional con invitados VIP, y optó por una ceremonia sobria, donde faltó hasta la familia presidencial.

Será que Obrador quiso evitar las críticas que tanto se hizo a los anteriores mandatarios, dejando a un lado hasta sus hijos, que por cierto en su primer informe en  Palacio Nacional los ojos fueron puestos en la vestimenta de Carolina Adams, novia de su hijo José Ramón López Beltrán, quien lució bolsa de la marca Chanel.



Si bien ahora no se trató de la primera dama, como anteriores ocasiones, donde se hablaba de miles de pesos gastados en vestidos de marca, hoy se habla de esa austeridad que tanto pide el “pueblo sabio”, una austeridad que todavía no conocen gobernantes, ni tampoco diputados, esa misma austeridad que se pregona en el discurso pero que en la realidad no existe.

Si bien los seguidores de AMLO aplaudirán que el Grito de Independencia fue diferente por no tener invitados VIP, y que lució un presidente austero y sobrio, también pueden jactarse de que el Zócalo coreaban a un presidente que sigue apostando por la esperanza de un pueblo hambriento de seguridad, empleo, salud y bienestar social.

Querer cambiar lo establecido, es bueno, pero mejor es hacerlo no solo en el discurso ni tampoco en lo que quiere escuchar el “pueblo sabio”, hay que actuar. No podemos sentirnos igual y gritar ¡Viva los pueblos indígenas!, cuando  hay comunidades que siguen siendo golpeadas por la indiferencia de los gobiernos, no podemos decir ¡Viva la Justicia!, cuando los que más dañan y han dañado al país siguen libres y gozan de privilegios, tampoco Sr. Obrador podemos celebrar con una ¡Viva la fraternidad universal!, cuando se divide al país cada mañana por el hecho de pensar distinto a usted.