-
home Columnistas, Destacadas Al Grano – Mando Único en Michoacán, estrategia de seguridad fallida

Al Grano – Mando Único en Michoacán, estrategia de seguridad fallida

Ante las declaraciones emitidas por el Secretario de Seguridad Pública del Estado de Michoacán, Juan Bernardo Corona Martínez, referente a construir un Plan Municipal de Seguridad, es necesario y urgente antes revisar el desempeño del Mando Único. Más que los índices de delincuencia en sus diferentes niveles, hoy en Michoacán se palpan a diario problemas muy serios en este tema.

Este sentir y varios pesares fueron expuestos este miércoles 12 de septiembre por varios presidentes municipales (incluidos los de la propia coalición “Por Michoacán al Frente”), alcaldes que se dieron cita al llamado del Gobierno del Estado con la intención de atender este urgente tema que es la Seguridad Pública en cada uno de los municipios de Michoacán.

Efectivamente, son escasos días los que han transcurrido desde que tomaron protesta los nuevos alcaldes en los 113 municipios de Michoacán y el hecho de que acudieran 101 de 113 ediles a este llamado por parte del Gobernador Silvano Aureoles Conejo es una muestra del interés y preocupación por la inseguridad que prevalece en varias zonas del territorio michoacano.

Pero también es importante señalar que no conocemos el Plan Estatal referente a la seguridad y como se opera, lo que sí ha sucedido es que, sin invitación a construir un proyecto juntos entre Gobierno Federal, Estatal y Municipal; el Gobierno del Estado invita a los alcaldes a firmar un Acuerdo que tiene muchos puntos oscuros y de dudosa operación en su desempeño. Ejemplos son el caso de la falta de elementos de la policía estatal en los municipios, hasta la falta de la dotación de las herramientas necesarias para cumplir con esta misión tan delicada y difícil, más aún en la Tierra Caliente del estado.

Retirar a la Policía Estatal como sucedió en días pasados en Morelia, sin entablar diálogo Gobierno del Estado- Presidente Municipal y sin generar acuerdos productivos que abonen a establecer una línea clara y eficiente de operación, provoca más inseguridad en Michoacán, pues los municipios no tienen el recurso inmediato para operar estas áreas, ya que el dinero destinado para la seguridad de las y los michoacanos se ha concentrado en las arcas del gobierno de Silvano Aureoles, por lo que suena entonces ilógico exigir un plan y operación por parte de los Ayuntamientos cuando el Estado es el que “administra” gran parte de los dineros destinados para la Seguridad Pública.

La cantidad de elementos policiacos necesarios por habitante como lo marca la ONU (3 policías por cada mil personas), el bajo índice de policías que aprueban los exámenes de Control y Confianza, el mal estado de las patrullas, el pago de comidas y combustibles así como la falta de unidades automotoras, así como la forma en la que ya fue operado el Mando Único (cuyos resultados han sido altamente cuestionados) son algunos de los puntos que señalaron y cuestionaron varios presidentes municipales, incluidos los de la propia coalición “Por Michoacán al Frente”.

Es muy clara La Constitución en sus líneas definitorias en el tema de seguridad y la competencia de cada ámbito de Gobierno. Entonces el Gobernador de Michoacán está obligado a establecer un esquema nuevo, primero de diálogo, y después de Coordinación entre la Federación, el Estado y los municipios para poder firmar cualquier acuerdo. En tanto, el Estado debe entregar a la par, el recurso destinado y las herramientas adquiridas por los anteriores ayuntamientos al término del anterior acuerdo, pero pareciera intencional y podría tildarse de irresponsable el hecho de que Silvano Aureoles primero retire de los municipios elementos, vehículos y armas sin antes haber dialogado, consensado y analizado los puntos que integrarían el nuevo acuerdo del Mando Único; además, el Gobierno del Estado no puede dejar en estado de indefensión a los municipios y generar inseguridad en la población que poco confía en estas instituciones.

A tal grado ha llegado el fracaso de la estrategia de seguridad de Aureoles Conejo en Michoacán, que el “Mando Único” ayer fue literalmente lapidado por los alcaldes y Silvano tuvo que recurrir a realizarle una cirugía mayor de último minuto para renombrar su “estrategia de seguridad” y bautizarla como “un gran acuerdo de seguridad”, tal como versa el boletín oficial del Gobierno de Michoacán.

Seguramente la ciudadanía confía en que el Gobernador reflexione en este tema, y actuando conforme a lo establecido por la ley, como Titular del Ejecutivo garantice la seguridad, privilegie un diálogo respetuoso y abierto, pero sobre todo que brinde confianza en las acciones a emprender en esta nueva administración municipal 2018-2021, sin dejar atrás las acciones que implementará en esta materia el Gobierno Federal que entrará en funciones el próximo 1 de diciembre.