fbpx -
home Columnistas, Destacadas Afganistán: Geopolítica del terrorismo y fracaso del multilateralismo – La Opinión de Teresa Da Cunha Lopes

Afganistán: Geopolítica del terrorismo y fracaso del multilateralismo – La Opinión de Teresa Da Cunha Lopes

Pakistán, Turquía o Qatar: ¿quién patrocinará a los talibanes esta vez? Talibanes que mantienen su alianza de facto con Al-Qaeda y, que están ante el avance de ISIS-K.

El papel de Qatar es simple. El presidente Obama quería entablar negociaciones tranquilas con los talibanes cuando las fuerzas occidentales habían estado presentes en Afganistán durante más de catorce años. Qatar ha servido y todavía sirve como mediador. Qatar tiene un papel especial gracias a la concomitancia de su agenda con la de los Hermanos Musulmanes. Qatar tiene intereses que defender en la región, al igual que Turquía.

Es por eso que varios países ya han dicho que reconocerán a los talibanes muy rápidamente.

En 1996, sólo tres países habían reconocido a Qatar (Pakistán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos). Esta vez estamos en un frente inverso. Son los países que no tienen la misma agenda que los Emiratos Árabes Unidos o Arabia Saudita, a saber, Qatar y Turquía, los que más esperan la normalización con los talibanes o el establecimiento de relaciones. Relaciones diplomáticas oficiales con lo que ahora es el Emirato Islámico de Afganistán.

Para Turquía, esa es otra cuestión. Esta es una forma de decir que la presencia turca, que ha estado comprometida desde que las fuerzas de la OTAN estaban presentes en Afganistán, era de una naturaleza diferente a la de las otras 49 naciones que estaban presentes. Los Trucos nunca reclamaron operaciones militares, sino más operaciones de entrenamiento y control.

Ésta es la razón por la que los turcos intentaron negociar con los talibanes. Ante la negativa de los talibanes, los turcos ya abandonaron Afganistán y terminaron sus rotaciones hace unos días. Turquía ha tratado de jugar su propia partición y su propia agenda de manera un poco diferente a otros países de la OTAN. Pero los talibanes ven a Turquía de la misma manera cuando se les pide que abandone el país. Sin embargo, el presidente Erdogan, como el presidente Raïssi, como el presidente Putin y como el primer ministro Imran Khan y el presidente Xi Jinping, mostrarán oportunamente que el fin de este conflicto en Afganistán es también el fracaso de la comunidad internacional, del multilateralismo.

Ante la creciente importancia de una agenda oriental, que también es una agenda económica porque eso es también lo que se está desarrollando actualmente en Afganistán.

Pakistán siempre ha apoyado a los talibanes. ¿Cuál ha sido su papel en los últimos años y qué papel juega actualmente?

Pakistán siempre ha sido un perturbador de la estabilidad afgana. Y esto desde las tres guerras afganas (la primera en 1839, la última en 1919).

Existe también un pasivo entre Afganistán y Pakistán: la línea Durand que materializa la frontera pero que Afganistán no reconoce porque incluye un cierto número de territorios que los paquistaníes han recuperado indebidamente. Por tanto, existe una disputa fronteriza entre los dos países.

También existe la dificultad de tener dos países cuando una buena parte de la población que compone Afganistán y la que compone Pakistán son de la misma tribu y de la misma etnia. En este caso, los pastunes se encuentran tanto en la provincia de Kandahar en Afganistán como al mismo tiempo en el Baluchistán paquistaní. Aquí hay una interconectividad tribal y sociomultilaterales.

Pero, la disputa fronteriza no es el único escollo. Los grupos que la comunidad internacional quería erradicar se encontraron en Pakistán. El líder de Al-Qaeda a quien la comunidad internacional pretendía castigar por los atentados del 11 de septiembre no fue asesinado en Afganistán, sino en Pakistán, en Abbottabad, que está en el corazón del sistema político y del sistema militar pakistaní. Aquí es donde se encuentra la academia militar paquistaní. .

 La guerra contra el terrorismo fue iniciada por el presidente Bush contra Afganistán en respuesta a los ataques del 11 de septiembre. Los afganos albergaron y se negaron a entregar a bin Laden. Sin embargo, unos meses después, Bin Laden se refugió en Pakistán. Durante diez años fue recibido por los paquistaníes. Probablemente debería tenerse en cuenta que Afganistán no tiene la bomba atómica mientras Pakistán está en posesión del arsenal nuclear. Esto cambia radicalmente la situación. Quizás si Bush hubiera librado la guerra en Pakistán, no estaríamos, como comunidad internacional , en la situación en la que nos encontramos ahora en Afganistán: con un nuevo semillero del terrorismo internacional.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso