-
home Columnistas, Destacadas A más de 2 años ¿Hay mejoría en Michoacán? – Panóptico

A más de 2 años ¿Hay mejoría en Michoacán? – Panóptico



Morelia, Michoacán.-Silvano Aureoles Conejo dilapidó rápida e inesperadamente el importante capital político con el que ganó la gubernatura michoacana en 2015.

A poco más de 25 meses de ello, entre el titular del Ejecutivo y su primer círculo de colaboradores prevalece la idea de que las cosas se están haciendo bien.

En la  entrega del II Informe de Gobierno, el mandatario michoacano anotó:

“iniciamos esta administración con un diagnóstico objetivo de la situación que vive nuestro estado, inmerso entonces en un ambiente de inestabilidad e ingobernabilidad, de violencia generalizada, desprestigio de instituciones y desconfianza en sus autoridades. Michoacán ha vivido una crisis multifactorial, que limita y detiene el desarrollo”.

A renglón seguido, presumió obras y acciones en materia de salud, educación, desarrollo social y seguridad pública por una suma superior a los 13 mil millones de pesos en los últimos dos años.

Luego de una gira de trabajo por China, volvieron a proliferar los rumores de que Aureoles Conejo solicitará permiso para buscar la candidatura a la presidencia de la república del Frente Ciudadano por México (FCM).

Esta coyuntura es propicia para hacer un balance de la gestión de la administración silvanista, más allá de las cifras oficiales y de la socialización de las mismas por decenas de medios informativos  impresos, electrónicos y digitales.

Ante la inminencia de cambios en el gabinete,  es primordial conocer hasta qué punto hay avances en los rubros de seguridad pública, procuración e impartición de justicia, finanzas, educación, salud y gobernanza, entre los principales.

En los últimos dos meses, la violencia recrudeció en varios puntos de la entidad. La “rachita” (dixit Aureoles) de muertes dolosas ubicó de nuevo a Michoacán entre los primeros lugares en materia de inseguridad, de acuerdo con estadísticas tanto del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y  de agrupaciones civiles y medios de comunicación que realizan un conteo cotidiano de ese fenómeno.

El SNSP destacó que durante 2017 se registra un promedio de seis homicidios dolosos cada 24 horas en suelo michoacano.

Según cifras de la Procuraduría General de Justicia del Estado, de octubre de 2016 a septiembre de 2017 se contabilizaron casi 38 mil delitos de todo tipo en los 113 municipios de la entidad. Esto quiere decir que al día se reportan 104 faltas a la ley, o 4.3  cada hora.

El Índice Global de Impunidad 2015, elaborado por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), ubica a Michoacán como una entidad con impunidad “atípica”,  ya que considerando la situación de violencia, delincuencia organizada y restructuración que ha sufrido los últimos años, el indicador obtenido no refleja suficientes niveles de confianza con la realidad del estado.

La organización no gubernamental Impunidad Cero determinó una impunidad de 89.71 por ciento en el rubro de homicidios dolosos en Michoacán en 2016.

Con 9.1 ministerios públicos por cada 100 mil habitantes, un presupuesto anual de casi 260 millones de pesos, la PGJE atiende un promedio de 84 casos (uno cada 207 minutos), tiene una efectividad en resolución de averiguaciones previas del 7.1% y sólo el 0.54%  de esclarecimiento tanto por el sistema penal tradicional como por el NSJP.

Impunidad Cero colocó a Michoacán en el penúltimo lugar de su Índice Estatal de Desempeño de Fiscalías y Procuradurías, con 36.17%, sólo superado por Guerrero, con 29.63”, en donde 100 es la más alta calificación.

Dentro de poco, la PGJE se transformará en Fiscalía. Algunos medios informativos estatales adelantaron que el titular de la nueva dependencia será el hoy secretario de Gobierno, Adrián López Solís, en sustitución del hoy procurador Martín Godoy.

Al probable nuevo abogado de Michoacán no le espera una encomienda fácil, sobre todo porque también hay problemas complejos en el área de seguridad pública.

La organización Causa en Común difundió en días pasados su Índice Policial 2017 y la entidad aparece con graves rezagos en los rubros de certificación (-76), profesionalización (-24), seguridad social  (-3) y régimen disciplinario (-22), en la que cero es la mejor evaluación. La calificación global fue de -33.

Juan Bernardo Corona es el titular de la SSP. Se dice que ocuparía el lugar de López Solís en la Secretaría de Gobierno. Su desempeño es pobre y polémico. Hay mucho riesgo en trasladarlo a una posición en que el diálogo, el consenso, los acuerdos son la premisa.

En el tema de las finanzas estatales,  el panorama tampoco es nada alentador. Michoacán ejerce un presupuesto superior a los 60 mil millones de pesos al año y según la Auditoría Superior de la Federación (ASF) no se rinden cuentas claras, trasparentes sobre la forma cómo se paga la deuda estatal, se gastan los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas y otros recursos para el sistema salud michoacano.

Con una deuda externa total de 33 mil millones de pesos (pasó del 4.3 al 4.6 del PIB en los últimos dos años), el estado fue ubicado por el IMCO en la última posición de transparencia presupuestal, con una calificación de 50.91%.

Ese organismo aseguró que hay mucha opacidad en la forma como se pagan los compromisos financieros y los servicios personales durante un ejercicio presupuestal que será de 61 mil 800 millones de pesos en la presente anualidad.

El periplo a China de Aureoles Conejo también permite revisar el estado en que se encuentra Michoacán en materia de inversiones, competitividad y respeto al estado de derecho, desde la óptica empresarial y no de la administración pública.

Indica el Inegi que de 2015 a 2016 la Inversión Extranjera Directa (IED) en la entidad cayó el 61.5 por ciento, al pasar de 426 a 163 millones de dólares.

Esa cifra no se acercó siquiera al promedio de años anteriores de 426 millones de dólares y mucho menos al histórico monto de 2 mil 254 millones de dólares de 2013.

Hasta el último corte de 2017, el flujo de IED en Michoacán era de 120 millones de dólares, pero con la Zona Económica Especial en Puerto Lázaro Cárdenas se espera que la cifra ascienda considerablemente, siempre y cuando se materialicen las promesas de inversionistas de que se moverán unos 10 mil millones de dólares en ese apartado.

Sobre la competitividad,  el más reciente estudio de Aregional coloca a Michoacán en la casilla 25 y en la 28 en cuanto al interés de empresarios para invertir.

Esa empresa consultora sostuvo que la entidad no es atractiva para la IED, no cuenta con sedes de cadenas globales de producción, se tiene un entorno empresarial poco competitivo e innovador y su sector de educación superior  alcanza un puntaje de 41 sobre cien.

Para rematar, la entidad aún no supera los temores de poderosos grupos económicos nacionales, como el del transporte de carga y pasajeros.

En un reciente balance,  la Cámara Nacional de Autotransporte de Pasaje y Turismo (Canapat) refrendó estadísticas según Michoacán encabeza el top de estados con alta incidencia en secuestros al transporte.

Esa agrupación cifró en 3 mil 200 las unidades, con sus respectivos choferes, que han sufrido este tipo de acciones en todo el país en 2017, y la mayor parte en suelo michoacano.

Pero también Michoacán aparece en el ránking con mayor índice de robos de camiones de carga, con 63, muy lejos de los 458 en Puebla, pero entre los primeros diez.

Al cierre de su periplo por el gigante asiático, Aureoles Conejo aseguró que de ahora en adelante habrá “tolerancia cero” para los grupos radicales que operan en Michoacán.

“Hay que ser estricto en la aplicación de la ley, no obstante la impopularidad que pueda ocasionar  el evitar el bloqueo de vías de comunicación o el secuestro de camiones”, destacó.

Declaraciones para unos anfitriones que son considerados los mejores comerciantes del planeta y cuya economía amenaza la supremacía estadounidense.

Vamos a ver si el gobernador y aspirante a la presidencia de México puede honrar su palabra, sobre todo en el marco del respeto a los derechos humanos y tras la mala imagen que se proyectó dentro y fuera del país por la garrotiza a maestros aguerridos y beligerantes.

Ni los cerca de 250 millones de pesos destinados al área de comunicación social sirvieron para apaciguar las críticas. Estas últimas son cifras son del Imco.