- Ruleta sexual el popular y peligroso juego entre los adolescentes
home Internacional Ruleta sexual el popular y peligroso juego entre los adolescentes de todo el mundo

Ruleta sexual el popular y peligroso juego entre los adolescentes de todo el mundo

Por Redacción Monitor Expresso

Mundo, 10 de enero de 2017.- Sin duda alguna la curiosidad por los encuentros sexuales comienzan a volverse una realidad en la adolescencia. El “despertar” de este instinto se manifiesta en la promiscuidad de la toma de decisiones sexuales de algunos jóvenes, que no dimensionan la responsabilidad que esta conlleva.

Es así como nacen “juegos” sexuales como “La ruleta sexual” o “El Muelle”. Para esta peligrosa actividad es necesario que participen hombres y mujeres. El rol masculino consiste en sentarse en sillas uno junto a otro con los pantalones abajo y el genital erecto, para que las mujeres puedan ser penetradas por ellos. La “ruleta” comienza cuando las participantes son penetradas por cada hombre, rotando entre ellos, hasta que uno de los competidores eyacula y pierde. El “ganador” es el último en eyacular.

Según cuenta el portal español El Mundo, el grave problema de este “juego” radica en que quienes juegan no suelen usar ningún tipo de protección y, en su mayoría, son adolescentes. Exponiéndose a infecciones de trasmisión sexual (ITS), embarazos no deseados y heridas en los genitales (especialmente femeninos), por la forzada y rápida penetración.



El sitio afirma que se difundió un video de este juego en donde aparecen cinco hombres adolescentes, aparentemente alcoholizados, junto a tres menores, que cambian de pareja sexual cada 30 segundos para escoger a los ganadores. El video es filmado por una de sus amigas, quien los alienta y ríe con la actividad.

Si bien el portal reconoce que “Ruleta sexual” es practicada por una pequeña parte de menores, afirma que este juego llegó desde Medellín (Colombia) y adquirió esta mínima y peligrosa popularidad en España. Pilar Lafuente, ginecóloga del Hospital La Paz, relata que en 2016 pasaron de tener dos o tres casos al año de adolescentes con ITS a tener 10 menores en un trimestre.

Otro dato alarmante es que 4 jóvenes reconocieron haber quedado embarazadas en 2016 por este juego. “No era consciente de que podía pasar, pero… al no usar condón, hicimos varias rondas hasta que solo quedara uno… Fue una tontería. Ya habíamos jugado más veces y nunca había sucedido nada”, relata G., una joven de 17 años que quedó encinta por esta práctica.

“A mis padres les dije que había sido un accidente con mi novio. Menos mal que ya ha pasado. Vaya susto. No lo hemos vuelto a hacer”, explica la menor que optó por abortar. “En ese entonces éramos dos chicas y cuatro chicos. Nos emborrachamos y jugamos al ‘muelle”, admite.

Un adolescente que participó en “la ruleta” comento en la mayoría de las veces hay más hombres que mujeres dispuestos a participar, puesto que a muchas jóvenes “no les apetece”. Respecto a la falta de condones, el adolescente dijo  que no usan protección “porque no se disfruta igual”.

Sobre este tema la psicóloga y sexóloga Ana Lombardía, señaló que la inmadurez, la falta de educación sexual y la inconsciencia de un estado etílico, son la peor combinación en un adolescente.

“Los adolescentes están empezando a normalizar este tipo de prácticas y crean una relación de desigualdad entre los niños y las niñas. Son ellas las que se suben encima, van girando. Ellos controlan la eyaculación, en ningún momento se piensa en el placer. Se lo toman como algo divertido, otro juego más, una práctica de poder. Las chicas se prestan a ello porque quieren demostrar estar más liberadas sexualmente. Y los chicos compiten entre ellos para ver quién es el más macho, el que más aguanta“, detalla la experta.

“Hacen un mal aprendizaje de la sexualidad. Los chicos luego pueden tener problemas de erección, de control de la eyaculación. Pero la peor parte es para ellas. El dolor que les está suponiendo ser penetradas sin estar excitadas les produce vaginismo; la vagina está contraída y así se producen desgarros y heridas”, detalla.

Fuente: El Mundo