-
home Columnistas La insensibilidad de los cerdogobernantes – La Opinión del Padre José Luis segura Barragán

La insensibilidad de los cerdogobernantes – La Opinión del Padre José Luis segura Barragán

Por Padre José Luis segura Barragán

Diciembre me gustó para que llores al ver la triste realidad de nuestro México. Nos espera una terrible desventura, el alza de los precios por encima de toda imaginación y mesura. El salario mínimo en su minúscula expresión y la ambición insaciable de nuestros cerdogobernantes. La insensibilidad de los pudientes y la amarga realidad de los indigentes chusmáticos.

La queja general de los que no vivimos de los hurtos al Estado es que no hay dinero circulante, que todo pende del capricho de la élite cleptogobernante y de los dictados del Nuevo Orden Mundial de los de los judeoluciferinos. La humanidad como ganado del capital, al capricho de los dueños de La bolsa Neoyorkina y de las familias que detentan el capital y las riquezas de los países.

Cero aportación a la educación, hay que sumir a la humanidad en la ignorancia, que no se dé cuenta que los pocos que gobiernan ya no los necesitan, salvo como carne de cañón en sus enjuagues bélicos mundiales, ya lo pronosticó su sibila luciferino a finales del siglo XIX: “Tres guerras son necesarias para deshacernos de la escoria humana, la que acabe con los césares de Rusia y demás emperadorzuelos y reyes de La Europa”.



 La primera guerra mundial lo consiguió. La segunda guerra mundial tendría como fin desembarazarse de la judería e implantar las democracias en todo el mundo. Casi lo consiguen. La tercera guerra mundial, la del dominio total de los megacapitales y el cambio de poder geopolítico. Ahora apuestan por China, que pudiese ser el nuevo polo de los ricos del mundo.

¿Y México? ¡Qué les importa México! pero por las dudas impusieron los poderosos del mundo a nuestro ínclito Peñusco las famosas reformas estructurales que nos están llevando al caos económico, político, educativo y social.

Sin educación no hay pensamiento, y sin éste no hay dignidad.