-
home Salud Investigadores estadounidenses crean un gel que pega heridas en 60 segundos

Investigadores estadounidenses crean un gel que pega heridas en 60 segundos

Estados Unidos.- Investigadores Estadounidenses han creado un pegamento que evita el uso de los puntos para suturar heridas de accidentes bien sean de magnitud considerable o pequeñas.

La revista Science Translational Medicine publicó un artículo de Anthony S. Weiss y otros investigadores de diversas instituciones como el MIT o la Universidad de Harvard, en el que anuncian el producto que recibe el nombre de MeTro, que es un acrónimo de la tropoelastina modificada (metacriloil-substituted tropoelastin) usada como principal componente activo del gel.

El gel es válido para cicatrizar rápidamente tejidos internos sin que se vea comprometida la capacidad de extenderse y relajarse



En el artículo los investigadores explican que la principal particularidad es la velocidad con la que la herida queda sellada sin necesidad de suturar (60 segundos), dado que su aplicación supondría una gran mejora en las intervenciones de urgencia. Según las pruebas el gel es válido para cicatrizar rápidamente tejidos internos sin que se vea comprometida la capacidad de extenderse y relajarse como en el caso del pulmonar o el muscular, pudiendo valer incluso para arterias.

Otra particularidad es que la duración del gel puede variar según se modifiquen los enzimas de degradación que contiene, de modo que puede aplicarse para que se degrade en unas horas o incluso en meses, dependiendo del tipo de herida y tejido. Eso sí, no se trata sólo de poner el gel, se necesita una dosis de luz ultravioleta.

El invento  a traído consigo esperanza, sobre todo para esos casos en los que sellar una herida es de extrema importancia (grandes pérdidas de sangre, peligro de contaminación por contenido intestinal, etc.) o para las que son internas y su acceso es complicado. Pero de momento MeTro se halla aún en fases de desarrollo, habiéndose probado con éxito en pulmones y arterias de animales de laboratorio (roedores y cerdos).

Fuente: Science Translational Medicine