- Fotoperiodismo, la ventana indiscreta que necesitamos- La Opinión de Karla Chacer
home Columnistas, Destacadas Fotoperiodismo, la ventana indiscreta que necesitamos- La Opinión de Karla Chacer

Fotoperiodismo, la ventana indiscreta que necesitamos- La Opinión de Karla Chacer

Por Karla Chacer

Más de una vez hemos escuchado a alguien decir que la curiosidad mató al gato, por fortuna, tiene siete vidas y puedo asegurar que, cuando pierde una, es porque realmente ha valido la pena. No se quedó en su lugar, limitándose a ver lo que no ve más allá de su nariz; al menos investigó, trató de comprender qué era lo que pasaba a su alrededor y cuando pudo iniciar su otra vida, se dio cuenta de que necesitaba saber más, porque el mundo es maravilloso y tan complejo a la vez, que tener una vida pasiva no le llenaba, al contrario, lo cegaba y lo hacía concebir una realidad que no era la que él estaba viviendo.

Eso es lo que hace el fotoperiodista: quiere capturar con imágenes aquello que está pasando, lo que mueve a las sociedades, aquello que refleja lo que el ser humano es en un tiempo específico. En ocasiones, arriesga su propia vida para poder comunicar lo que otros están viviendo y su fiel y única compañera es la cámara que le permite realizar su trabajo.

Un trabajo que puede ser admirado por unos y que le puede resultar incómodo a otros. Sin embargo, nos hace saber que hay gente que está pasando por momentos difíciles y que necesita de ayuda. Las fotos de este tipo son las que hacen que nos preguntemos: ¿realmente somos una especie que ha avanzado?



La fotografía que hace James Nachtwey es un claro ejemplo de ello, un fotoperiodista de guerra que dedicó poco más de treinta años a estar de país en país para que la gente se diera cuenta de lo que pasaba fuera de sus casas. Muchas de sus fotos no solo se quedaron como testimonios gráficos de lo que otras personas sufren a diario, también llevaron a que los espectadores sintieran la necesidad de ayudar de alguna forma. Creo que eso es lo mejor que puede causar el arte o el trabajo de alguien: generar una respuesta de algunos para buscar la mejora de otros, sin importar que se encuentren al otro lado del mundo y que probablemente nunca se conocerán en persona.

Creo que eso es lo que nos hace falta, atrevernos a ver lo que pasa a nuestro alrededor y buscar que la desgracia de los otros termine, sin la necesidad de buscar a cambio algún beneficio.

“Hay un trabajo que hacer… contar la verdad ¡Lo que deseo es despertar a la gente!” (James Nachtwey)