De cuando la literatura pierde libertad- La Opinión de Karla Chacer-MonitorExpresso.com | Noticias Michoacán y México

De cuando la literatura pierde libertad- La Opinión de Karla Chacer

Abr 9 • Columnistas, Destacadas

Por Karla Chacer

Dentro de unas semanas se celebrará el día del libro, por lo que se realizan diversas actividades en las que se hace difusión literaria, ya sea de autores emergentes o de aquellos que se han consagrado en la cultura. La fiesta del libro y la rosa, una de las celebraciones que caracterizan a la UNAM, dedica cada año la conmemoración a un autor diferente, en esta ocasión el conmemorado sería Juan Rulfo.

Debido a esto, el programa de La fiesta del libro y la rosa a celebrarse en la Ciudad de México se centraría en la lectura en voz alta de las obras de Rulfo, presentación de mesas que aborden temas relacionados con el autor y su obra, además de libros que recién han salido y que hablan del autor. Uno de los libros a presentarse era Había mucha neblina o humo o no sé qué de la escritora Cristina Rivera Garza, el cual fue acusado de difamatorio por parte del presidente de la Fundación Juan Rulfo.

Por si fuera poco, el presidente de la fundación anunció que retiraba su participación de La fiesta del libro y la rosa y exigió suspender la presencia de cualquier tipo de material con imágenes y que no se hiciera uso del nombre de Juan Rulfo durante la feria. Porque claro, no hay nada más congruente que una fundación que se supone debe difundir la obra de un autor, prohíba que se presenten materiales al respecto.

Resulta incongruente que se censure un material por ser considerado como difamatorio cuando el propósito de este tipo de ferias es difundir material para que los lectores tengan diferentes cosas para leer. En todo caso, es necesario que el propio lector sea quien forme su propia opinión al respecto, sino se permite que esto ocurra, ¿entonces para qué producir y difundir literatura?

Tomar posturas como las de Víctor Jiménez, director de la fundación, es lo que menos necesita un país que está atravesando por una situación difícil en cuestiones políticas, económicas y sociales. Ahora, más que nunca, necesitamos lugares en los que el pensamiento crítico y el debate estén al alcance de la sociedad, a fin de cuentas, es lo menos que las universidades pueden hacer para agradecer a los ciudadanos, quienes pagan impuestos y permiten que las universidades públicas existan.

¿Queremos un México con más lectores? Abramos espacios en los que cualquier persona se sienta bienvenida, no en donde solo los intelectuales pueden sentirse cómodos al manejar términos pomposos que solo los elevan en su nube. No olvidemos que toda obra literaria tiene un pequeño reflejo de la sociedad, ¿seguiremos dejando que la literatura solo se mueva en pequeños círculos de confianza?

 

Otras noticias relacionadas

Comenta con tu red social

Comments are closed.

« »