-
home Columnistas, Destacadas Crónica de una historia que pretendía convertirse en injusticia para cubrir los vacíos del Poder

Crónica de una historia que pretendía convertirse en injusticia para cubrir los vacíos del Poder

“Crónica de una historia que pretendía convertirse en injusticia para cubrir los vacíos del poder”

Por Raúl Ventura Ortíz

El pasado 27 de mayo del 2017 en la colonia “Girasoles” de la Ciudad de Morelia Michoacán, siendo aproximadamente a las 8:30 pm fueron detenidos de manera arbitraria dos jóvenes, el pretexto “narcomenudeo” en su modalidad de posesión simple, sus nombres; Miguel Ángel M.  y Mauricio de 23 y 22 años respectivamente, por cierto recién egresados de la universidad.

Las horas siguientes a dicha detención “familiares y amigos” se preguntaban su paradero, la incertidumbre jugo el papel principal; ¿quiénes detuvieron a sus hijos?,  ¿autoridades o crimen organizado?, preguntas constantes en sus diálogos sostenidos, en Michoacán no es sorpresa este tipo de acciones, las cifras de “homicidios dolosos” son una muestra de estrategias fallidas,  tan solo en el primer año de Gobierno de Silvano Aureoles aumentó  un 66%, es decir de 777 registrados en el 2015 incremento a 1,287 en el 2016, esto deduce que el accionar de las autoridades están sometidas a una presión constante para dar resultados,  a pesar que para ello involucren a personas inocentes, sin importar que los levantamientos sean tan parecidos a los métodos utilizados por los grupos delictivos y que muy pocas veces se logra rescatarlos con vida.



Por décadas los Michoacanos han carecido de una verdadera impartición de justicia haciendo patente un “Estado fallido” y por consecuencia la poca credibilidad que la ciudadanía tiene hacia sus autoridades,  de esperar “salvaguardar su integridad” se ha convertido en “miedo a ser inculpados”.

El padre de uno de ellos, Jorge M. inició el proceso de búsqueda, se enteró que en la PGJE (Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán) era el lugar donde permanecían los dos jóvenes.

Fue en ese preciso momento cuando aparece un mensaje en mi celular, me comentaban  de este atropello, situación que manejé con las medidas que amerita un acontecimiento como este, cuestioné a la persona sobre el conocimiento que tenía de los jóvenes, me reafirmó una y otra vez que dichas personas son honestas e imposible que su hijo Miguel Ángel pudiese estar implicado en cualquier delito, pedí hablar con ellos, sin embargo, me fue imposible establecer comunicación con las familias implicadas, fue hasta el sábado que establecí mi primer contacto con Antonio M., hermano de Miguel Ángel, me explicó que la PGJE había informado la razón de su detención, “narcomenudeo” fue la razón, sin embargo, al día siguiente, domingo 28 de mayo Mauricio el otro joven detenido fue liberado, no así Miguel Ángel, quien permaneció en condición de detenido, solo que ahora el delito no fue precisamente “narcomenudeo”, sino que ahora se convertía en homicida, fue  declarado autor intelectual y material de la muerte de Óscar de la Torre, quien fuera asesinado el pasado 18 de mayo afuera de su vivienda por un discusión con el propietario de un vehículo que obstruía  la entrada a su cochera, solo que había un pequeño detalle adicional, la víctima era el padre de la diputada Rosa María de la Torre y esto sin duda agregaría una presión más, a la ya por demás frágil justicia Michoacana, el nuevo aliciente sería político, el Gobierno Estatal tendría que dar respuesta rápida, muy a pesar de que a quién inculpara fuera inocente, ¡total en Michoacán todo es posible!.

Dejar este caso a la expectativa de quienes imparten justicia sería lo más irresponsable como medio de comunicación y más aún como persona, decidí entonces ventilar desde mi trinchera paso a paso todo lo acontecido y por consecuencia acercar opciones para la defensa, fue así que por su visibilidad en las últimas fechas y en especial por la liberación del Dr. José Manuel Míreles el  Abogado Ignacio Mendoza sería una pieza determinante.

     Entre inconsistencias e incoherencias a cada uno de los argumentos,  la batalla recién comenzaba, solo que ahora se agregaba un enemigo más, el lunes 29 de mayo del 2017, muchos medios de comunicación hicieron réplica a una nota de la agencia NOTIMEX, se resaltaba el siguiente escrito a dicho acontecimiento:

    “Elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) aprehendieron al presunto asesino del padre de la diputada local priista, Rosa María de la Torre. En un comunicado, la dependencia detalló que Miguel Ángel H. fue detenido, al existir indicios de su posible participación en el homicidio de Óscar de la Torre, ocurrido el pasado 18 de mayo, en la colonia El Empleado, en esta capital. Asimismo, indicó que el imputado fue presentado ante el juez de control, quien resolverá su situación jurídica”.

Quizá por sentido común el nombre asignado al homicida no coincida con la propia abreviación expuesta en los medios que difundieron la nota, aunque lo que realmente era preocupante fue sin duda la poca investigación a dicho “inculpamiento”, asumiendo que el caso estaba resuelto con la detención del supuesto homicida, a pesar de no haber comprobado e investigado absolutamente nada, los medios tomaron el comunicado de la PGJE como una verdad absoluta.

Muchos obstáculos hacían su presencia, pero en mi mente siempre existió una constante, “Miguel es inocente”, mi credibilidad hacia esta familia nunca estuvo en duda.

En la primera audiencia mantuvieron los cargos, Miguel seguía siendo responsable de la muerte del Oscar de la Torre, la poca experiencia de los abogados que representaron a la familia los obliga a pedir una extensión para su defensa, fue así que se asigna una segunda audiencia para el próximo sábado 3 de junio, el objetivo; “presentar las pruebas que demuestren la inocencia del inculpado”.

¡No había tiempo que perder!, movilizar la familia a contactar familiares, vecinos y amigos, pero sobre todo argumentar todas y cada una de las actividades que Miguel llevo a cabo el día 18 de mayo, día del homicidio del Sr. Óscar de la Torre.

Como dinámica informativa pedimos al hermano de Miguel que contactase a sus amigos y en especial a sus compañeros universitarios, queríamos escuchar sus testimonios, como era de esperarse todos los comentarios lo definían como una chico tranquilo, honesto, respetuoso e imposible de cometer un delito por muy pequeño que este fuera, a la par de ello la PGJE llevaba a cabo un “cateo” en la vivienda de los padres, sin sorpresas, ni pruebas que pudieran inculparlo, la PGJE jugaba sus cartas, los resultados no les favorecían.

Poco a poco se estaban desvaneciendo los argumentos de su detención y para el cierre de esta nota les diré que siendo  las 4:00 am de hoy viernes 2 de junio y previo a finalizar sostuve una diálogo con el Abogado Mendoza quien había revisado a detalle los videos que sostenían como prueba la PGJE, solo que la persona que asumen fuera Miguel Ángel, en las imágenes resulta que no tiene nada que ver con su fisonomía.

El momento será este sábado 3 de junio, no hay pruebas que justifiquen la “culpabilidad” de Miguel Ángel M., su inocencia  fue clara desde el primer momento, si existe un poco de justicia en Michoacán deberá ser liberado sin problema alguno, de no ser así, una vez más se demostrara la impunidad, corrupción que impera en dichas instituciones, solo que pare este caso no pararemos hasta alcanzar su libertad.

Podríamos tomar como referencia este tipo de atropello, en las prisiones de México un gran porcentaje de presos cumplen condenas a pesar de ser inocentes, quizá tuvieron el defecto de no contar con recursos económicos y falta de conocimientos jurídicos, mientras que los verdaderos “delincuentes” quienes realmente deberían estar en prisión fácilmente los podrían encontrar el cualquier sitio haciéndose pasar como ciudadanos honorables, ¿recuerdan a Rodrigo Vallejo? o quizá decenas más en sitios tan comunes como el “café catedral” en Morelia.

Para cerrar este episodio de la “justicia Michoacana”, les diré que podemos sembrar un precedente, una ciudadanía unificada se puede enfrentar a cualquier desafío incluyendo la débil y elitista “JUSTICIA MEXICANA”.

Por cierto, me olvidaba mencionarles que en el periodo de retención los jóvenes fueron torturados, intimidados y obligados a no hacer comentario alguno, deberíamos aprender que si somos más de 120 millones de Mexicanos, porque permitir que menos del 1% controle y defina nuestras vidas.

Lograr la liberación de Miguel Ángel M., será el reto a un Sistema salpicado de irregularidades que podrían hacernos pensar en una presunta impunidad hasta posible contubernio con el crimen organizado, de nosotros depende la reestructuración del mismo y  no dudo que muchos de los que hoy imparten  justicia deberían estar en el banco de los acusados o mejor dicho en prisión.

Se han preguntado; ¿cuántos casos como el de estos jóvenes de ser inocentes los convierten a delincuentes?, ¿cuántos delincuentes conviven con ustedes día a día?, incluyendo aquellos que se paran en un templete para venderles la esperanza de un México mejor.

¡Hagamos historia!, no permitamos que un “inocente” lo priven de su libertad, ¡hagamos historia!, no permitamos que un “delincuente” siga en la libertad, ¡denunciémoslos!, pero hagámoslo juntos,  como “verdaderos Mexicanos”.

Agrego la siguiente notificación