- Amor y obsesión ¿Qué tienen en común? - La opinión de Daniela Román
home Columnistas, Destacadas Amor y obsesión ¿Qué tienen en común? – La opinión de Daniela Román

Amor y obsesión ¿Qué tienen en común? – La opinión de Daniela Román

Por Daniela Román

Últimamente he tenido muchas consultas sobre el cómo sobrellevar una relación y qué hacer en caso de ruptura, pero sinceramente siento que con todas las redes sociales que nos han invadido, el superar una ruptura  o llevar una relación sana, se ha hecho aún más difícil. Ya que la mayoría de las personas se sienten tentadas a espiar, por decir de alguna manera, al otro, ya que constantemente se puede revisar el perfil, estado y actividad de una persona con solo oprimir un botón y en caso de ser bloqueada(o) de la red social, muchos piden a otras gentes les ayuden a saber qué hace esa persona que tanto les interesa.

Las rupturas y las relaciones de por si son difíciles, pero se convierten en algo aún más peligroso cuando esa persona se obsesiona. Y ustedes dirán ¿Qué tiene que ver una ruptura con la obsesión?  Pues tiene que ver mucho pues la obsesión por una persona, puede llevarnos a olvidarnos de nosotros mismos, parecería  o algunos dirían que es algo inofensivo, revisar el celular, la cartera, las relaciones interpersonales,  pero en muchas ocasiones la obsesión, llevan a casos más severos de lo que nos imaginamos.

En los últimos días como les comentaba en el párrafo anterior, he recibido muchos cuestionamientos y he escuchado historias que corroboran lo que tanto leí en libros de psicología. La obsesión dentro de una relación, pueda pasar desapercibida cuando es justificada por actos de amor, es decir, “Te celo porque te amo”, “Reviso el celular porque me importas”, “Te llamo insistentemente porque me preocupas”, etcétera. Esto sucede en el principio de la relación, muchos no le toman la importancia que se requiere, posteriormente estas mismas actividades se convierten en un obligación  para el sujeto de obsesión, es decir, el obsesivo le exige, que le dé el celular para revisarlo, que le deje entrar en su cuenta de red social, que conteste sus llamadas de forma inmediata si no habrá decenas de llamadas perdidas, entre muchas cosas más. Cabe destacar que las personas que intentan llevar una relación y que son obsesivas, pueden llegar a ser manipuladores, por lo que para el otro estas actitudes de celos enfermizos y de necesidad de posesión pasan desapercibidas, pues seguramente reciben las siguientes frases “Es que quiero pasar todo mi tiempo contigo”, “Sin ti no puedo vivir”, ojo nunca pero nunca una persona debe condicionar su vida a la tuya.



El tercer momento, llega cuando una persona descubre que ya no quiere pasar más tiempo en la relación, por lo que la abandona y entonces es cuando sale el monstruo de la obsesión. Todo eso que hacía, ahora será peor, pues las llamadas podrán no cesar, el revisar sus actividades en sus redes sociales serán el punto ideal para saber qué hace o no el objeto de deseo, preguntar a los amigos en común, incluso intentar establecer relaciones de amistad con la familia de esa personas para saber ¿cómo está el otro?

El amor es maravilloso siempre y cuando sepas y comprendas que eres un ser único e independiente, por lo que nadie puede o debe condicionar tu actuar. El amor nos es sinónimo de obsesión.